23 October, 2019

SOBRE ETICA EMPRESARIAL

Una encuesta acaba de hacerse eco de algo que en los Estados Unidos es un clamor y que afecta a la confianza de la ciudadanía en las instituciones. En este caso, quien resulta mal parado es el sector empresarial. El 77 % de los consultados opina que la corrupción no es sólo un mal del sector público, sino que se está extendiendo, y no lentamente, a las empresas. Seguramente, algo habrá tenido que ver en estos datos los escándalos Enron y Tyco, nada lejanos en el tiempo y que tanto han desgastado la imagen pública de las grandes empresas.

Las causas de estos resultados también deben buscarse en la idea, cada vez más extendida en los Estados Unidos, de que el sector empresarial solo persigue su enriquecimiento egoísta. A ello ayuda, por ejemplo, la vertiginosa subida de las retribuciones de los directivos y su sorprendente distancia con los sueldos del resto de los trabajadores. En 2004, por ejemplo, los directivos experimentaron una subida del 30.2% frente al 15% de 2003.

Así las cosas, la solución algunos la encuentran en la RSC, expresión moderna de la responsabilidad ética de las empresas. Claro que es importante que las empresas faciliten la conciliación de la vida laboral y familiar, claro que es relevante que las empresas protejan el medio ambiente, claro que es esencial la construcción de guarderías en el entorno profesional…Sin embargo, frente a la amplia y variada panoplia de fórmulas en que la responsabilidad social empresarial se puede expresar, el problema sigue siendo cualitativo y no cuantitativo.

No será fácil volver a colocar a la persona en el centro del orden social, empresarial y político por la sencilla razón de que nos hemos acostumbrado a pensar, y a actuar, como si todo tuviera un precio, como si las personas fueran objetos de usar y tirar. Cambiar este esquema, insisto, no se hace desde las coordenadas cuantitativas, sino desde convicciones profundas que, por lo que parece, no son las que distinguen el ambiente moral de este tiempo. Al menos por ahora.

Jaime Rodriguez-Arana.

Catedrático de Derecho Administrativo.

About SYNTAGMA

SYNTAGMA, Centro de Estudios Estratégicos es un proyecto académico diseñado para hacer frente a necesidades estratégicas de Gobiernos y otros organismos públicos e internacionales, empresas privadas y ONGs.
Su lema, Visión libre para el compromiso, refleja sus principales valores: orientación estratégica, independencia de criterio y empeño en la solidaridad entre las personas y entre los pueblos.


Aviso LegalPolítica de Privacidad